Jawaharji y su cuarta visita a México

18 Marzo, 2011

Todas y cada una de las vistas de Jawahar Bangera a México han estado sazonadas por el picoso ingrediente incertidumbre.  Pero esta, su cuarta vista a México, además de la incertidumbre aprendimos a sobrepasar varios obstáculos.

Jawahar durante su primera visita en 2008

Desde una serie de imprevistos acerca de su visa, su “acrobática” entrada a la República, hasta su repentina pero pasajera caída ante un fulminante virus, fueron varios los obstáculos y de diferentes magnitudes.

Obstáculos… En nuestra práctica de yoga existen varios obstáculos o antaraya, que Patanjali hace referencia en dos de los sutras en el primer capítulo de Samadhi Pada.

Asimismo, obstáculos de distintos colores y tamaños también permean nuestra vida diaria. Hacemos frente a todo tipo de obstáculos como maestros al enseñar e inclusive como participantes dentro de la comunidad Iyengar.  Y sin embargo, como diría Joan Manuel Serrat, al andar hacemos camino y así aprendemos a vencer muchos de los obstáculos con los que nos topamos.

A pesar de los obstáculos, Jawahar, que significa “joya” en Árabe, con su enorme generosidad nos obsequió unas magníficas sesiones para profundizar nuestra práctica, sadhana, y nuestro entendimiento de este luminoso camino llamado yoga.

El primer fin de semana en Iyengar Yoga Center inició con una secuencia de asanas de pie básicas.  Hizo especial énfasis en la extensión de brazos y piernas y la coordinación del movimiento entre ambos, la importancia de “cerrar” las articulaciones como codos y rodillas y el “agarre” o grip que se logra cuando los músculos abrazan a los huesos.

En Tepoztlán en 2011

De ahí, fue profundizando como las diferentes capas de una cebolla, desde las extremidades hasta las capas secundarias  y el último día como en crescendo culminó la secuencia y acabamos haciendo intrépidas extensiones de columna (back bends).

Explicó que para la mayoría de los mortales tomamos las decisiones desde el cerebro/la cabeza pensante no desde el corazón.  Pero en las flexiones hacia atrás, como en Urdva Danurasana por ejemplo, el corazón queda físicamente por encima de la cabeza.  Y es por esta razón que este grupo de posturas “abren” el corazón y dejan que afloren las emociones.  Nos permiten sentir las emociones que normalmente el cerebro filtra y censura.

Patanjali habla de la enfermedad, vyadhi, como uno de los obstáculos a la práctica del yoga.  Y al terminar el taller del fin de semana, fue cuando Jawahar cayó fulminado bajo la influencia de un desagradable virus.

Tuvimos que posponer algunas clases, cancelar otras y por ultimo nos reiteró: “el espectáculo debe llevarse a cabo, conmigo o sin mi”….  Así que bajo su petición y con su visto bueno, las “tres mosqueteras” (sus servidoras y organizadoras del evento: Alicia, Anette e Indira) nos lanzamos en su representación a Texcoco a impartir dos clases.

Llenas de entusiasmo e impregnadas de todas sus “frescas” enseñanzas, intentamos compartir unas cuantas semillas de su enseñanzas.  Fue muy emotivo para mi en especial, el viaje a Texcoco, gracias Krista, por que se que a Jawahar le hubiera conmovido ver cómo crece el método Iyengar hasta en zonas “aisladas” y menos “favorecidas”.  La enorme foto de nuestro entrañable Guruji posaba junto a nosotros y nos llenaba de inspiración mientras tratábamos de transmitir con humildad las secuencias de asanas.

En plática durante su visita en 2010

Al socorro también estuvo Cathy Rogers Evans cuando le pedimos que enseñara una de las sesiones para recaudar fondos para el proyecto de Bellur, cuidad natal de Guruji, un día después.  Tras una aterrizada un poco forzada, llego a la mañana siguiente a compartir con nosotros una secuencia muy articulada, que bien habría podido dictar el propio Jawahar.  Y así caía uno más de los obstáculos.

Recuerdo que durante una clase de Richard Ward, maestro Senior inglés, él hablaba de cómo en las torsiones experimentamos resistencia. En teoría, usamos la inhalación para el alargamiento de la columna y durante la exhalación giramos y seguimos girando.  Pero en la práctica, muchas veces nos ocurre lo opuesto: giramos hacia un lado y ahí nos quedamos anclados.  La torsión se vuelve entonces estática, cuando en realidad debe ser dinámica.  Debe haber un movimiento fluido continuo….

Con Randy, Cathy y Fernando en 2011

Y con ese mismo movimiento fluido, a Dios gracias, fluyo el retiro en la Isla.  Las “tres mosqueteras” estábamos algo aprensivas de si Jawahar ya iba a poder dar las clases por que aun estaba frágil, apenas saliendo a flote de la ráfaga del virus.  Quizás fue la auspiciosa influencia del Tepozteco, el cambio de clima o la culminación de todos esos obstáculos, no lo sabremos quizás nunca pero todos saboreamos otro inolvidable retiro.

La gran ventaja de los retiros es que la práctica profunda de las asanas se acompaña de una práctica extensiva de pranayama, y en las noches también hubo una sesión de preguntas y respuestas, de cualquier índole.  Cabe también mencionar el valiosísimo tiempo para solo “estar” y así poder integrar todo el conocimiento recibido.

Solo un maestro con décadas de experiencia enseña pranayama con ese delicioso lujo de detalle como lo hace Jawahar.  Cada día fue llevándonos a un grado mayor de precisión en la práctica y entendimiento del pranayama.

Exploramos el arte de la retención, kumbhaka, que es crucial para el practicante, sadhaka, pues le ayuda a mantener un estado de silencio o quietud a nivel físico, mental y espiritual como lo señala Guruji en Luz del Pranayama.  Jawahar nos recordó que en la pausa después de la inhalación, antara o puruka kumbhaka, hay ego pero en la pausa después de la exhalación, bahya o rechaza kumbhaka, hay ausencia total del ego, hay rendición y humildad.

Con Chantal, Claudia y Luis que en 2011 fueron a Tepoztlán desde Guadalajara

Habló de los samskaras o impresiones que llevamos en las asanas, metafóricamente también las llevamos de vida en vida….  Por ejemplo en Adhomukha Svanasana, tenemos que aprender a estirar completamente ambos brazos.  Si no lo logramos en esta postura básica, será mucho más difícil lograr el mismo estiramiento de los brazos en una postura más compleja como lo es Adhomuka Vrksasana.

Dio una sesión entera de posturas de pie, donde nos pidió que nos pusiéramos dos cinturones alrededor de las caderas para entender el concepto de “compactar las caderas”.  Lo mismo explicó Geetaji en la Convención Iyengar en Londres en el 2009.  Nos describió con lujo de detalle como teníamos que aprender a “Dimple the hips” que puede traducirse “hacer hoyuelos en las caderas”.

Algunos dicen que el maestro llega cuando el alumno está listo.  Otros dicen que el gurú nos llega por la gracia divina.  Lo cierto es que gurú en sanscrito deriva de dos silabas: gu que significa oscuridad y ru que significa luz.  El maestro o gurú es quien lleva al alumno de la oscuridad de la ignorancia a la luz del conocimiento.

Con Anette y Alicia en el 2011

Con Anette y Alicia en el 2011

Y Jawahar como maestro se ha convertido para mí en mi gurú. Me siento inmensamente afortunada por haber estudiado bajo la guía de Jawahar en Inglaterra en varias ocasiones y en México.  Lo que más me sorprende de Jawahar como maestro es su generosidad y humildad como ser humano.

Jawahar, es la perfecta encarnación de cómo el yoga con décadas de práctica nos debe ir restando ego, ahamkara.   A través de sus precisas enseñanzas de las asanas y el pranayama, sus explicaciones filosóficas, y su ejemplo nos lo recuerda en el yoga mat y fuera de él.  ¿Será por ser discípulo directo y tan cercano a Guruji que ha logrado como maestro convertirse en lo que predica? Lo cual significa la armonía total entre el pensamiento, las acciones y las palabras.

Las cualidades esenciales de un maestro son confianza, claridad y compasión, como bien lo dice Guruji. ¡Somos extremadamente afortunados que Jawahar posee las tres cualidades simultáneamente!  ¿No será coincidencia entonces que en algunos países ya lo llaman Jawaharji, a la par de Guruji, Gettaji y Pranshantji?

Con Indira y Alicia en 2009

Con Indira y Alicia en 2009

Varias veces ya con su propio español Jawahar nos ha dicho que: “si Dios quiere” volverá a México.  Y sea Dios que si lo ha querido en el pasado o las circunstancias favorables o una mezcla de ambas….  El hecho es que será un gran honor de nuevo tenerlo en México pronto, regando sus semillas para que nuestra gran comunidad Iyengar siga germinando pian pianito….

Por Indira Lopez-Bassols
Indira
(una de las organizadoras de la visita de Jawahar) vive, enseña y estudia Iyengar yoga en Londres aunque su corazón sigue en México.

Visita: www.indirayoga.com

Foto grupal después del retiro en 2011. Para verla más grande clic dos veces en la foto.

Fotos: Fernando García Aguinaco

Tags: , , ,

Deja un comentario

Twitter AMYI

Categorías

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin